Blog

Permalink to El transfondo de la imagen. Grafoemp9

El transfondo de la imagen. Grafoemp9

 Pintura de José Vicente Barrachina Sanchis.
El ser humano  ¿Que sería sin el vestido, el peinado y los artificios que ha utilizado desde la noche de los tiempos para sobrevivir y afirmarse?. 
Su espacio, el entorno, todas las tecnologías. Esto nos ha permitido crearnos una cultura y una historia.
Si desaparecieran todas las imágenes, perderíamos su referencia, la memoria y la historia quedaría en el olvido. Las tradiciones, las imágenes, los edificios, sus costumbres.  Pero todas giran sobre un mismo eje; estar dominadas por el poder social de la época y sus creencias que te permiten manifestarse en su nombre.
Sugestionados por estas ideologías y estamentos de poder, perdemos nuestro poder individual y criticamos aquellos grupos que son diferentes, sin considerar que en cada cultura la primera batalla del ser humano cuando utiliza los artificios para vestirse y adornarse ha sido contra su propio miedo. Vemos que cuando lleva una imagen potencializada en la que se identifica, le crea una seguridad personal y hace una exhibición. En cambio, le cuesta mucho singularizarse, un afán que tiene por distinguirse de los demás. Este miedo al ridículo le hace caer en una imagen anárquica, aquellas que donde nuestra luz individual están juzgadas por el parámetro del bien y el mal, o cayendo en una dictadura de la moda.
Por lo tanto, ¿Donde está nuestra libertad personal, singularidad y personalidad si llevamos una imagen es función del juicio social? Esto significa que somos más PARTE del AMBIENTE que del propio YO
Por todas partes te quieren recortar las alas, es pretensioso mirarse mucho en el espejo. ¿I si despiertas los instintos? O el deseo de seducir, el despertar una belleza, la elegancia y la sugestión personal. La creencia en el pecado hace pasar el espejo por alto no vaya a ser que nos pase como a Narciso, te conviertan los dioses en flor, por enamorarte de ti mismo.
Por este motivo el espejo ha sido considerado un enemigo, insinuante, que despierta inconscientemente los instintos, los sueños y las intuiciones y nos ayuda a descubrirnos nuestra identificación. A modelarnos  la figura y darnos un aire sugestivo.
La seducción personal ha nos sido negada.  Así que nos dicen: que guapo! cuando te pelas. Así parece mas bueno y dirigible para el amigo, la familia y el sistema. Somos más fáciles de manejar y tampoco hemos de dar muchas explicaciones de nuestra intencionalidad. Nuestra idealidad queda escondida para no levantar ampollas, recelos o envidias. El deseo que querer cambiar el mundo queda eclipsado por el sistema y nuestra idealidad es pasto de quien lo domina. Aquí se pierde la libertad.
El ser humano es un fondo y una forma, estos dos aspectos están unidos y tienen una mutua influencia. es decir, la personalidad y la imagen esta interactuando constantemente y no se puede ver el fondo, si no es a través de la forma.
Cuando nuestra imagen está potenciada se expande la personalidad. Al tener la libertad en nuestra decisión para vestirnos y peinarnos tomamos el poder personal. Cuando esta imagen esta potencializada se refuerza este carácter para desarrollar esta personalidad. Aquí el vestido y los artificios son imprescindibles para fortalecer el carácter y crearse una personalidad segura.
El éxito y la felicidad se ve cuando la persona transmite una imagen potencializada. Estos artificios acaban transmutando su fondo y revelando una personalidad creando una nueva modalidad, que al ser vivencial crea una tendencia que acabamos llamándole MODA.
Mi nuevo artículo en la pág.. 58 para conocer la Psicoestética. “El trasfondo de la imagen personal”
Puedes entrar en la revista y descargarla gratis!!     Grafoemp9   Grafología y empresa nº 9,
Gracias por compartir
Vicent Davó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *