Blog

Permalink to El peinado y la idealidad.

El peinado y la idealidad.

El peinado como marco de la expresión del rostro, nos da unas motivaciones especiales a la personalidad sobre todo cuando potenciamos la parte frontal. En su grado máximo, nos muestra el aire de idealidad. En caso de falta de cabello, tenemos el bronceado de la frente junto con el entreno de la voz y la mirada que potenciaría la personalidad.

Si recordamos a las figuras griegas de piedra en la edad media, vemos que les construían una frente prominente para realzar su belleza al intensificar su mirada.
Este aire de belleza, hoy en día, la sociedad lo busca a través de la MODA al remarcar la frente y potenciar la mirada. No en vano, vemos cada día un gran número de personas que buscan potenciar su belleza a través del peinado.

¿Esta intencionalidad del peinado, no es la simbología que nos muestra una gran idealidad en la sociedad actual? También es el carácter que nos marca la MODA.

Cuando vemos el futuro más claro se expansiona la idealidad. Una imagen con un aire idealista, permite tener un carácter estable y una seguridad personal. Cuando potenciamos el peinado y la imagen personal, transmutamos el estado de espíritu y reafirmamos esta idealidad, que nos crea un buen estado anímico.

“Las formas que enmarcan, transforman el fondo de lo enmarcado”.

Gracias por compartir, un abrazo!

Vicent Davó

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *