Blog

Permalink to El espejo y tu mirada

El espejo y tu mirada

 

“¿Sería posible conocernos a nosotros mismos si no tuviésemos espejos? ¿Qué sabríamos de nuestro fuero interno? ¿Sin un espejo, quién puede verse los ojos?”. Con estas cuestiones principales, nos plantea Carlos Muñoz Espinalt el misterio de la mirada  y consecuencia su profundo análisis en el estudio Psicoestético frente al espejo. Una gran incógnita al querer tratar de auto conocernos.

Vemos que le damos mucha importancia al tener un grano en la cara y en cambio, descuidamos el valor de nuestra mirada.

Si queremos ver la propia belleza, la elegancia y la sugestión personal la tendremos en la propia mirada, en aquello que nos  transmiten los ojos, si nos da temor o seguridad personal y si son cautivadores o están vacios.

Además, le damos mucha importancia al cómo nos miran los demás en vez de darle valor al cómo nos vemos detenidamente y con franqueza a nosotros mismos. Hay quien pasa desapercibido por delante del espejo para no cuestionarse lo complejo que puede ser y verse los estados anímicos reflejados en su propia mirada o la sorpresa de las emociones.

Francesc Pujols en sus reflexiones decía: “La belleza es una armonía viviente”.  Y en la mirada nos podemos encontrar estas emociones y sentimientos en una cara reveladora . Y un aire distante o vacío en otra cara opaca. La verdadera comunicación la tendremos en el poder mirada y al conocer su lenguaje y la sugestión personal cuando la enmarcamos con el peinado, el maquillaje o la barba. Esto lo vamos descubriendo al tener una relación sincera con el “espejo”, ver que es aquello que nos emite y tomar la responsabilidad de lo que nos descubre para hacernos una sincera interpretación.  

Alguien te dice: “Estás triste o contento por la cara que pones. Y tú te lo crees porque comienzas a sentirlo. Si no te ves en el espejo y tampoco puedes interpretarlo, o cómo quieres proyectar tu imagen y darte un aire diferente. En cambio, si nos miramos en el espejo nos encontramos que al darnos un retoque, nuestro YO se refuerza creándonos un aire sugestivo y una belleza personal.

Si nos hacemos algunas de estas preguntas nos daremos cuenta de los pensamientos que nos vienen a la memoria cuando nos miramos en el espejo:

  1. ¿Tiene alguna reacción peculiar cuando se mira en el espejo?
  2. ¿Qué lugar se auto señala primero con la mano?

La respuesta siempre la vamos a encontrar con la sinceridad del espejo.

Gracias por compartir

Vicent Davó


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *