Blog

Permalink to Despertando la belleza personal

Despertando la belleza personal

 

¿Qué claves nos daría para alcanzar el éxito en la belleza?

Entrevista en el Periòdic del Camp del Túria

–          Yo hablaría más que de éxito, de una plenitud de imagen. Encontrar el punto de equilibrio vivencial que existe entre  el aspecto físico y el carácter. La proyección de nuestra imagen nos ayuda a vincularnos al ambiente. Es por donde nace el juego de la comunicación entre el propio yo y el ambiente.

Sin una imagen personal todavía estaríamos en las cavernas. Y esto lo vemos en el primer primitivo que se ponía un colmillo para coger la fuerza del animal y reducir su miedo. Así comenzó la culturización desde los orígenes hasta nuestros días con su manifestación en la moda.

La imagen despierta la inteligencia, reduce los temores, te hace ser más consciente de tus propias limitaciones y te ayuda a construirte el carácter para conseguir  tu aspiración personal.

Cuando un peinado se lleva con la elegancia debida, nos da seguridad y nos despierta la belleza.

Como especialista de la imagen personal y la peluquería ¿Cómo conseguimos esta sintaxis en la belleza?

–           Sí. Tenemos dos puntos:

Necesitamos un profesional que sepa descubrir la belleza con una buena Capacidad técnica y una Capacidad Psicoestética.

Con una base de experiencia para crear un estilo de peinado vivencial. Sabiendo interpretar la expresividad de un rostro, potenciarlo y adaptando al perfil, a la intencionalidad la mirada, a la boca y su gesticulación.

No olvidemos la frase de Carlos Muñoz Espinalt que dice:”El destino de una persona se halla reflejado a en su gesticulación”.

 

Si la naturaleza le ha dado un cuerpo y un gesto propio. ¿Tendría que hacerse la cirugía estética y ponerse tantos potingues? ¿No queda esto muy artificial?

–          No hablo de arrancarnos, tapar un problema y disfrazarlo con la cirugía o la cosmética tradicional, sino de conseguir una belleza personal en el ser humano con ingredientes  de orígenes naturales, saludables, activos y biodegradables. Como nos presenta ONA (Organización de naturaleza para el agua), en colaboración con CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas).

 

¿Cómo conseguimos que esta belleza sea propia, personal y nos guste?

–          Hablamos de estilos personalizados y para conseguir esto necesitamos una capacidad Psicoestética que realizamos en nuestro salón de  peluquería.

Cuando modificamos un peinado y le damos intencionalidad al gesto, despertamos motivaciones nuevas de la personalidad, con una nueva expresividad que modifica el gesto, haciendo  resurgir la belleza natural.

¿Me puede explicar que significa la Psicoestética?

–          Si, es la Ciencia de la imagen y nos ayuda a interpretar un estilo vivencial, a potenciar la personalidad, fortalecer el carácter y presentar una imagen sugestiva.

¿Cómo nos creamos un estilo personal y vivencial?

–          Tenemos 4 puntos básicos que hemos de sentir para descubrir una imagen vivencial y una belleza natural:

1. Sentirse Favorecido. Con aquel estilo que nos dará una sensación de categoría social y suerte. En definitiva un buen destino.

2. Sentirse Actualizado. Solemos remarcar la imagen con referencias del pasado, mientras que cuando actualizamos la propia imagen nos conecta con aquello que encarna la Moda, nos da un aire juvenil y una transcendencia personal.

3. Que nos caiga bien. Esto me recuerda la euritmia en la figura como nos remarca la Psicoestética: conseguir la coordinación de todas las partes en la figura adaptándola a cada cuerpo, que es lo que nos dará un aire sugestivo.

4. Saberse ver. Que el estilo vaya de acuerdo con la personalidad, con el sentimiento de la persona.

¿Para terminar que aconsejaría en esta época para que resulte más fácil mantener nuestra belleza en la imagen?

–          Tener una nutrición saludable, aceptar el cuerpo y entrenar la expresividad frente al espejo, y equilibrar los afanes con los temores: El afán de variar, afán de atraer y afán de singularizarse, compensando el temor al cambio, el temor al ridículo y el temor a despersonalizarse. 

Recuerdo el pensamiento de Carlos Muñoz Espinalt que dice:   

No hay una belleza exterior, sin una armonía interior”.

Vicent Davó

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *