Blog

Permalink to Psicoestética ¿Cómo se singulariza una festera?

Psicoestética ¿Cómo se singulariza una festera?

Cabello y complementos

 

A Vilamarxant, la corte de Honor de la Reina lleva el mismo vestido, entonces, según el psicoesteta i peluquero, Vicent Davó, han de buscar diferenciarse de las demás con determinados elementos o comportamientos.

“Dos cosas muy importantes son el cabello y las joyas”, nos comenta. “porque son una forma de potenciar la personalidad de cada una.

Remarca Vicent que “hace falta mirar el tipo de peinado que que le va mejor a cada chica, y en eso influyen dos cosas: el cuello y el óvalo facial”. Explica que si tienen el óvalo redondo, queda bien subir el peinado hacia arriba porque, además, hace el cuello más largo. También se puede dar volumen frontal.

Continua poniendo ejemplos: “Si el cuello es corto, la mejor opción es un estilo Grace Kelly, también con recogidos altos para pronunciar los hombros con un estilo femenino. Si la chica tiene el cuello largo, siempre queda bien enmarcarlo con algunos cabellos para crear euritmia entre la cabeza y el cuerpo”.

En todo caso, destaca, “lo más importante es encontrar el equilibrio y conseguir un rostro que se vea ovalado, porque los vestidos que llevan son románticos, como de princesas”.

Como demostrar la elegancia

Para Davó son muy importantes los zapatos, el tipo de tacón y como caminar con ellas: “hace falta hacer pasos cortos y seguros; y por este motivo es muy importante la figura del chico, del festero, porque en la calle hay hoyos, cera de las velas, la murta, que les dificulta el caminar con normalidad”. También el saber mover los brazos y pies con sintonía cuando caminan el los pasacalles o procesiones, e indudablemente al subir o bajar los escalones”.

La forma de sentarse, de sostener la espalda y mover las manos son igualmente muestras de elegancia”, señala Davó. “Porque a veces, cuando estamos sentados nos relajamos y no miramos si hacemos los gestos o movimientos más adecuados”.

Por eso, nos explica que las festeras han de “saber jugar con la boca y los ojos, con una sonrisa cálida, una mirada pícara, cordial… Hace falta que lo hagan aunque acumulen horas de cansancio. Tampoco hace falta estar demasiado encasilladas en este aspecto, porque los ojos no desmientan lo que dicen los labios y a la inversa”.

 

Las festeras y festeros llevan ya más de una semana de muchos actos: toros, inauguraciones, cenas, actividades, orquestas, fiestas… Con todo, según Vicent, han de encontrar momentos para descansar, como por ejemplo en la peluquería, per evitar expresiones forzadas o de estar en algún lugar incómodas”.

La reina

La reina de unas fiestas, como nos explica Davó “ya se diferencia del resto con sus vestidos, que le dan más visibilidad. Pero se puede intensificar más cosas, concretamente cuatro”. Enumera.

“Una de ellas es el tono de la voz cuando habla, la intensidad de la mirada, intentar ir siempre, según requiera la ocasión, maquillada como se vea más expresiva y buscar como remarcar el vestido y que luce cada día”.

Para Banduú  Redacción: Amparo Sanchis


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *