Blog

Permalink to Actualidad, singularidad y belleza en tu imagen

Actualidad, singularidad y belleza en tu imagen

Hay muchas personas que ven la belleza en los demás y les resulta difícil verla en sí mismos. Se degradan su imagen cuando se comparan con modelos y personas de élite.

La belleza en el ser humano se  encuentra cuando en el deseo de actualizarse descubre su afán de singularizarse, compensando  el temor a despersonalizarse. El  temor a no perder la imagen del pasado, la que se había construido con sus creencias, las influencias del ambiente  y del entorno en su infancia.   Para conseguirlo necesita actualizarse, que es todo aquello que encarna la moda. Al descubrir con el peinado i el vestido un estilo que le caiga bien y se sepa ver.

Así encuentra nuevas motivaciones, un nuevo sentimiento de renovación y de superación que le reafirman el carácter. Para esto te invito a observarte en el espejo y ver que sensaciones te produce la expresión del rostro cuando te actualizas en el peinado.

El peinado cuando potencia la expresión del rostro, afirma el carácter y a través del  estilo podemos encontrar el gesto que nos da más seguridad. Esto lo veremos reflejado en la cara cuando la persona está tranquila y la tiene relajada. Al igual que cuando se tiene pánico, se le pone la cara pálida. Cuando se tiene una timidez, se enrojecen las mejillas. Las emociones y la fortuna se dibujan en las comisuras de los labios y la sinceridad se puede ver en la mirada. Con todo esto el cabello enmarca de intencionalidad todas estas expresiones que  nos permite comunicar y afirmarnos.

Al contemplarse la cara en el espejo con el estilo renovado se descubren las inquietudes,  se le despierta su idealidad y puede ver  la vida de otra manera. Con el nuevo peinado, le da otro sentido a su vida, aquí se remonta y se refuerza su carácter para enfrentarse a las situaciones,  adquiriendo un nuevo impulso a su personalidad.

Si nos hacemos la pregunta: ¿Qué relación tiene que ver la imagen con la vida personal? 

 Cuando tenemos un estilo de vida, es porque hemos visualizado un estilo de imagen y nos interpretamos de esa manera por tanto el fondo se refleja a través de la forma.

Todavía oímos decir; ¡Se me ha olvidado el reloj (de pulsera) y no sé ir sin él! Siendo que la hora la lleva en el móvil.  ¡Hasta tal punto nos condicionan los artificios que nos ponemos al vestirnos  la figura! Las joyas no nos tapan del frio pero nos visten el propio yo.

Carlos Muñoz Espinalt nos dice:

Cuando se lleva un vestido desconociendo los simbolismos que esconde, nunca se luce con la elegancia debida”. Y además remarca de forma contundente:

 “No hay una belleza exterior sin una armonía interior

 Gracias por compartir

Vicent Davó


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *